¿De dónde venimos?

La vía láctea

Orgulloso de haber nacido en Ubaté, la capital láctea de su país, el pequeño Fernando, de 12 años, hacía pases-gol en Altamira – la cancha de su vereda – mientras soñaba con sumergirse con un mundo de leche y con ser apodado “el quesito” Ascencio por sus compañeros de equipo.

Fiel a sus sueños (los lácteos más que los futbolísticos), hacia 1980 emprendía una carrera hacia el universo de los quesos y otras delicias lácteas, acumulando una experiencia que hoy suma casi 40 años.

La Crémerie

En 2013, Lis – hija menor de Fernando – anima a su padre para que le apuesten juntos al bello proyecto familiar que hoy tiene por nombre La Crémerie.

Ángela y Carolina (hermanas de Lis e hijas de Fernando) se entusiasman y unen sus esfuerzos a este maravilloso viaje un par de años después.

Todos ubatenses, los miembros del equipo Cremerie traen a Bogotá los mejores sabores de su infancia para sumarlos a un sinnúmero de sabores descubiertos a lo largo de su trayectoria gastronómica, dentro y fuera del país.

El ingenio, la organización, el buen gusto y, sobre todo, el amor – tal y como lo aprendieron de la abuela Matilde y de Amanda, la mamá – se reflejan en cada detalle de la atención a sus clientes y de los productos de este trabajo conjunto. Una labor que recibe el ánimo permanente de la numerosa familia que los rodea.

Gracias a todo esto, las deliciosas propuestas de la Crémerie resultan para sus clientes, no sólo una sensacional carta de presentación, sino una bellísima muestra de afecto hacia sus comensales.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.